Chela Valdez: “No dejen de luchar”

Rodó Sociedad
Comparte esta noticia!
Share

La marcha del silencio en José Enrique Rodó, tiene en Ramona Valdez (Chela), el símbolo de la tenacidad, la esperanza y la lucha por conocer la verdad sobre el destino de su hijo, Luján Sosa Valdez, desaparecido el 23 de abril de 1977 en la ciudad de Buenos Aires. En su peregrinaje no ha estado sola, muchos vecinos de Rodó y localidades vecinas la acompañan cada 20 de mayo a caminar por las calles del pueblo, reclamando en silencio lo que todo padre quisiera saber si desaparece su hijo: ¿Dónde está?

El sábado pasado, cerca de un centenar de personas volvieron a marchar en silencio. La movilización estuvo nuevamente encabezada por Chela, que a sus 89 años aún guarda la esperanza de saber el destino de su hijo. Se caminaron más cuadras que las habituales, pero el destino fue el mismo, el domicilio de Chela, allí, donde ella guarda las últimas cartas que intercambió con su hijo.

Como cada año observó las fotos de los desaparecidos de Soriano, se detuvo en la de su hijo y con voz tenue les dijo a los presentes: “no dejen de luchar”.

El deber cumplido

La actividad en Rodó fue organizada por el colectivo Semilla, una organización local que trabaja en la defensa de los derechos humanos. Su integrante, la profesora Paula Martínez valoró como “positiva” la marcha, al dejar la “sensación del deber cumplido, eso es muy reconfortante”.

“Ver a Chela tan agradecida no tiene precio”, dijo en relación a la madre que en Rodó hace 46 años espera por saber la verdad de lo sucedido con su hijo.

Martínez destacó la participación de jóvenes en la marcha, “hubo más gente que en ediciones anteriores, y se vió vecinos de otras localidades acompañando, de Cardona, Santa Catalina, Risso, Palmitas”.  

Para la integrante del colectivo, la movilización va cobrando fuerza. “Hoy la participación es mayor que la que existía en los inicios, se avanza lento, pero se avanza y eso es lo importante. Hay gente que de pronto no va a la marcha, pero comparte la margarita o algún mensaje de adhesión a la causa, o te cuelga una balconera en su casa. A esta altura los vecinos comienzan a entender que la lucha además de silenciosa es pacífica. Este año la consigna fue “Dónde están, nunca más terrorismo de Estado”. Me parece que este es el mensaje que hay que dejar. El Estado debe velar por el bienestar de los ciudadanos y en tiempos de dictadura eso no pasó, sucedió todo lo contrario. Es inadmisible que el Estado sea responsable de desapariciones y asesinatos, de torturas, violaciones, de apropiación de menores, de exilios forzados. Ese es el mensaje que hay que dar a todas las generaciones, no solamente a los jóvenes”, señaló Martínez.

A cincuenta años del golpe

El colectivo Semilla tiene previsto a corto plazo actividades, adelantó la docente. “No nos olvidemos que este año es muy importante, el 27 de junio próximo se cumplen 50 años del golpe de Estado y no vamos a dejar pasar esa oportunidad para seguir sensibilizando a la población respecto a la importancia de la defensa de los derechos humanos”.

“Además de acompañar acciones que se realizarán a nivel nacional, seguramente haremos algo a nivel local, ya estamos pensando en eso”, indicó.

“Es inadmisible que el Estado sea responsable de desapariciones y asesinatos, de torturas, violaciones, de apropiación de menores, de exilios forzados”

Paula Martínez, profesora, integrante del colectivo Semilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *