Empate. Santa Emilia y Colón no se sacaron diferencia anoche, empatando en dos tantos por bando.

Partido Colón y Santa Emilia se selló con un justo empate

Ciudad Deportes
Comparte esta noticia!
Share

Santa Emilia y Colón protagonizaron anoche un intenso partido que se selló con un empate a dos, lo que permite a estos equipos continuar liderando la tabla de posiciones de un torneo Apertura que entró en su etapa de definición.

En su campo de juego, remozado por una red lumínica led que mejoró sustancialmente la visual, los “santos” arrancaron mejor, teniendo la pelota y la iniciativa del juego. Trató siempre de salir jugando desde el fondo y avanzar en bloque, pero tuvo a su frente tuvo a un rival, que lo dejó venir hasta tres cuarto de cancha, donde apretó marcas y cortó todo circuito locatario que pudiera generar peligro.

De hecho en el primer tiempo el goleador del campeonato, Tomás Monúa, prácticamente no la tocó, absorbido por los centrales decanos que se escalonaron en marcarlo y así lo neutralizaron.

Colón hizo bien una parte del libro, que fue cerrarse desde el medio hacia el fondo y así no le dio espacios a los delanteros “santos”, pero le faltó desdoblarse en ataque para herir a su contrario. Abusó de la pelota larga del guardameta.

De todas maneras fue de esa forma, un centro al área, con que el decano abrió el marcador y encendió las alarmas locatarias. Mateo González encontró una pelota perdida en el área rival, luego de un tiro libre que llegó desde la media cancha, sacando un disparo inatajable para el meta Castillo.

De esa manera la visita se puso arriba en el marcado y generó en Santa Emilia nerviosismo que hasta el momento no se había observado.

Ya desde unos minutos antes de la apertura del tanteador Colón era el dueño del medio campo y eso había puesto inquieto a un conjunto “santo” que desde el gol hasta el cierre del primer tiempo, perdió el orden con que había iniciado el juego.

Intenso segundo tiempo

El complemento fue por momentos de pierna fuerte y mucha entrega. Al minuto de reiniciado el partido Santa Emilia logró empatar por intermedio de Lautaro Orsi. La igualdad llegó de la misma forma que Colón había abierto el marcador, tras la ejecución de una pelota quita al segundo palo del guardameta por donde ingresó el jugador locatario y convirtió el empate.

Cuando parecía que Santa Emilia encaminaba el trámite a su favor, insinuando estar mejor que su rival, los decanos pusieron otra pelota larga al corazón del área “santa” y allí el jugador de Santa Emilia, Oscar Rodríguez, en su intento de restar el balón, lo desvía de cabeza, descolocando a su arquero y anotando el segundo de Colón.

Iban ocho minutos de juego y el partido ganó revoluciones. Los “santos” adelantaron sus líneas, apuraron el juego, pero perdieron el buen trato del balón que los había caracterizado en las primera dos fechas.

El cerrojo impuesto por Colón era impenetrable, incluso un tiro libre de Monúa que dio en el palo, pareció decir que la noche sería decana. Para colmo de males, Rodríguez, que había anotado en contra de su arco se fue expulsado dejando a Santa Emilia con diez jugadores.

Sin embargo al llegar a la media hora de juego del complemento apareció el empate. La fórmula fue la misma de los goles anteriores, tiro libre, centro al área, Raucher que baja la pelota y en punto penal entró como una ráfaga Monúa, para dejar su sello de goleador y decretar el empate.

Todo Colón reclamó posición adelantada, pero el línea de ese sector (William Pérez) quedó con el banderín bajo. En ese reclamo vió el cartón rojo el defensa visitante Rodrigo Moreira.

En final del partido los dos equipos contaron con chances de ganarlo. Monúa volvió a ganar, esta vez de cabeza en el área, pero el meta Badel desvió al córner y en la contra, un disparo de un jugador de Colón, provocó otra buena intervención, esta vez del guardameta Castillo de Colón.

En el complemento los “santos” mejoraron a influjo de su volante central, Máximo Mesa y una mayor movilidad de su goleador, Monúa, en tanto Colón fue un equipo solidario, de mucha entrega y que tuvo en el aprovechamiento de las pelotas quitas su mejor arma de ataque.

Al final un justo empate para dos equipos que entregaron todo en la cancha y brindaron un vibrante partido.

El cerrojo impuesto por Colón era impenetrable, incluso un tiro libre de Monúa que dio en el palo, pareció decir que la noche sería decana.

Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.