Bodega Fripp: Mucho más que un lugar donde degustar vinos de calidad

Departamento Sociedad
Comparte esta noticia!
Share

Un predio de cinco hectáreas, pegadito a la ruta 21, kilómetro 217, a la altura de Conchillas, se encuentran los viñedos y bodega Fripp, un lugar donde la propuesta enoturística cobró forma de la mano de un paisaje privilegiado, un cálido ambiente y la calidad de los vinos que junto a una gastronomía específica, alcanza el maridaje justo parar que los lugareños y turistas puedan disfrutar de gratos momentos.

En ese contexto, el viernes pasado la familia Fripp inauguró su restaurante, ubicado en el segundo piso de la bodega, con capacidad para 50 comensales. Allí estuvieron el Director Nacional de Turismo, Roque Baudean, el Director de Turismo de la Intendencia de Colonia, Martín de Freitas, el Presidente de INAVI, el enólogo Ricardo Cabrera, además de amigos, representantes hoteleros y vecinos del lugar.

Esa inauguración forma parte del proceso evolutivo que ha tenido la bodega, desde el año 1979, cuando Domingo Fripp adquiere el predio de ruta 21. En sus inicios y hasta el año 2010, la actividad estuvo dedicada exclusivamente a la producción y venta de uvas a bodegas de la zona.  

Ese año, Leandro Fripp, hijo de Domingo, deja sus estudios y decide trabajar en el viñedo junto a su padre, ya con otra perspectiva, elaborar vinos y proyectar una bodega. Al principio fueron tan solo 200 litros de vinos que “a los 17 años los hice debajo de un árbol”, recuerda con orgullo Leandro.

Una década después, esos primeros 200 litros pasaron a ser 200 mil litros de vinos de mesa que se distribuyen actualmente en todo Colonia y localidades de departamentos vecinos.

Pero aquel cambio de paradigma no se quedó solo en la elaboración de vinos de mesa, sino que se proyectó hacia una oferta más completa, sustentada fundamentalmente por la ubicación de la bodega y el requerimiento de turistas y lugareños por disfrutar de un entorno paisajístico privilegiado.

En el año 2018 viendo el lugar donde estamos, sobre la ruta 21, mucha gente llegaba y quería algo más, degustar un vino, pasar un rato en los viñedos”, cuenta Leandro sobre lo que le pedían los visitantes.

Para atender ese requerimiento y dar un nuevo salto en el proceso evolutivo de la empresa, la familia invirtió en la compra de tanques en acero inoxidable, traídos desde Italia, “para elaborar 12 mil botellas de vinos finos premium”.

De esa forma nace la línea de vinos Ilusión, pensada para el enoturista y alineada a la propuesta de construcción de una sala de degustación, una cava y una terraza mirador hacia los viñedos que se convirtió ahora en un restaurante.

De aquel inicio en 1979 con la producción y venta de uvas, bodega Fripp compone hoy una oferta integral que comienza con un recorrido por la bodega, viendo el proceso de producción, visita a la cava de vinos y se cierra con el almuerzo en el recientemente inaugurado restaurant.

La esencia de esta oferta enoturística tiene varios anclajes. La accesibilidad al lugar, el trato cercano y personalizado con el turista, disfrutar de un paisaje con vista a los viñedos, compartir de una amplia estufa a leña en invierno y degustar vinos de alta calidad.

La bodega abre de miércoles a domingo y sus gestores solicitan fundamentalmente para los fines de semana, hacer las reservas con tiempo, porque en esos días la parrillada completa que se ofrece, junto con papas y boniatos al horno, más una menú vegetariano, provoca que la capacidad se complete rápidamente.

Colonia como un destino enoturístico

Bodega Fripp integra un grupo de trece bodegas del departamento de Colonia, que han decidido unirse y conformar la llamada Ruta del Vino. “Estamos haciendo de Colonia una región y un lugar de destino enoturístico. Trabajamos codo a codo las 13 bodegas para hacer del departamento ese destino tan importante para que sea reconocido a nivel nacional e internacional. Para lograr una región de ese tipo tenemos que ser muchos, si mañana se unen más bodegas mejor. Las regiones del mundo enoturísticas han crecido en base a muchas bodegas, entonces no es una competencia entre nosotros, sino una fortaleza que tiene el departamento”, destacó Leandro Fripp.

Ilusión

La línea Ilusión de Bodega Fripp se compone de seis vinos de alta calidad: un blend blanco Chardonnay – Viognier, un blend rosado Merlot – Moscatel, un blend tinto Cabernet Franc – Marselán, un varietal tinto Merlot y un varietal tinto Tannat; y dos vinos reserva: un tinto Cabernet Sauvignon y un tinto Tannat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.