JOSÉ LUIS PITAMIGLIO

Dignidad y regocijo

Columnistas José Luis Pittamiglio
Comparte esta noticia!
Share

El juicio político a Alfredo Sánchez, alcalde de Florencio Sánchez, tiene que ser votado por la Comisión de Constitución y Legislación del Senado de la República. Esa comisión tiene NUEVE integrantes: 5 de la coalición de gobierno y 4 del Frente Amplio. La comisión tiene el expediente en carpeta y no se avanza porque los cinco senadores de la coalición de gobierno prefieren no tratar el tema, seguramente porque la situación de Sánchez es difícil de defender. Esos cinco senadores que están protegiendo a Sánchez son:

  • Guillermo Domenech de Cabildo Abierto
  • María Dolores Alvarez del Partido Nacional
  • Carmen Asiaín del Partido Nacional
  • Graciela Bianchi del Partido Nacional
  • Pablo Lanz Adib del Partido Colorado

Es decir que hay tres senadores blancos, uno colorado y uno de Cabildo que tienen la mayoría en la Comisión y no muestran ningún interés en discutir y votar el juicio político a Sánchez. Recordemos que el ex alcalde cumplió parte de su pena en la cárcel de Florida, ahora está en libertad vigilada y si no se vota el juicio político, parece ser que nada le puede impedir que vuelva a ser el alcalde de Florencio Sánchez. La Justicia le comprobó haber incurrido en asociación para delinquir, cohecho, falsificación de documentos, tráfico de influencias junto a unos cuantos familiares y amigos, algunos de ellos presos también.

Se ha vuelto muy frecuente en este gobierno de coalición, tratar de tapar los presuntos hechos delictivos o de corrupción, barrer debajo de la alfombra y mirar para otro lado. Esta actitud el Partido Nacional la adopta con naturalidad porque tiene una larga tradición en encubrir corruptelas, pero llama la atención que el Partido Colorado se sume, o tal vez debamos decir que se humille ante el socio herrerista. Porque a pesar de las enormes diferencias que tengo con el P.Colorado, me cuesta verlos en esa actitud de servilismo con respecto a los blancos, hasta el punto de parecer no más que un grupo de subordinados. Tampoco esperaba esta complicidad de parte de Cabildo Abierto, que tiene un discurso de honestidad que -al menos en este caso- se queda solo en el discurso.

“Dignidad arriba y regocijo abajo” decía Saravia. Parece que algunos seguidores de don Aparicio se están olvidando de algunos principios elementales que supieron defender en otros tiempos.

José Luis Pittamiglio – Edil Departamental Partido Socialista (FA)

Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.