Fraternidad y Bristol empataron en partido parejo que dejó la final abierta para el domingo

Ciudad Deportes
Comparte esta noticia!
Share

El partido de ida por la final de la Copa Soriano entre Fraternidad y Bristol se selló con empate a uno, después de un comienzo prometedor, con los goles en los primeros diez minutos de juego, pero luego las emociones cayeron porque el encuentro se sumió en un juego cortado y enredado, sin el brilló con que se inició. Ninguno de los dos demostró ser claramente superior al otro, por lo que llegan el domingo a una final abierta.

A los dos minutos de juego la visita ya estaba arriba en el marcador. Un centro al primer palo del arco decano, encontró a Bernardo Martínez ganando a todos y con cabezazo bajo sobre el caño que el meta Espinosa no pudo controlar, abrió el marcador y puso al campeón mercedario con diferencia a su favor.

Pero esa situación no duró mucho, porque siete minutos más tarde, a los nueve del juego, Facundo Britos capitalizó un rebote en la barrera tras un tiro libre y también de cabeza en el área, venció la defensa del guardameta de Bristol.

Un arranque de lujo para una final que volvía a enfrentar como el año pasado a los mismos finalistas. Pero tras ese brillo inicial, el partido decayó, muchas faltas hicieron que el juego fuera cortado y así el encuentro se fue desfigurando, quedando a la impronta de alguna jugada personal el realce del enfrentamiento.

Tras empatar Fraternidad mostró la intención de seguir de largo, pero le costó una enormidad generar juego en el mediocampo, y arriba Maximiliano Martínez, estuvo peleado con la pelota y su velocidad no se explotó.

Para la vista el empate no le venía mal, por lo que tuvo una postura de esperar y tratar de salir de contragolpe. En ese contexto Bristol recuperó una pelota en terreno adversario tras una mala salida de Gelpes y Marcelo Etcheberne sacó un remate fuerte, abajo que el meta Espinosa logró restar.

En el complemento las cosas no cambiaron. Hubo aproximaciones de riesgo en las dos áreas pero ninguna de ellas tuvo la precisión adecuada como para convertirse en gol. Sin una prevalencia clara de uno sobre el otro, Fraternidad y Bristol llegan al partido revancha sin favoritismos. El conjunto mercedario tiene la ventaja de la localía y conocer el terreno donde se jugará el partido, pero el visitante llega con mayor rodaje, un factor que puede ser clave para la definición.

De campeón a campeón

 Sebastián Antúnez, el goleador de los últimos años de Fraternidad, vistió el miércoles a la noche la casaca número 7 de Bristol, enfrentando a sus ex compañeros. El delantero se consagró campeón departamental y local con el decano durante el 2023 y este año viste la casaca del campeón mercedario.

Fraternidad 1

H. Espinosa

P. Carrizo

F. Ciganda

R. Figueredo

B. Rodríguez

A. Pérez

E. Gelpes

B. Diperna

F. Romero

F. Britos

M. Martínez

DT. Gastón Souberville

Bristol 1

C. Castro

W. González

B. Martínez

L. La Paz

O. López

A. Pirez

M. Alderette

M. Mirandette

F. Montes de Oca

S. Antúnez

M. Etcheberne

DT. Hugo Menini

Gol de Fraternidad: 9’ Facundo Britos. Cambios en Fraternidad: Maximiliano Pastorino por Facundo Britos; Kevin La Paz por Emiliano Gelpes, Martín Silva por Benjamín Diperna, Emiliano Larzabal por Agustín Romero y Mathías Sumastre por Alejandro Pérez. Gol de Bristol: 2’ Bernardo Martínez. Cambios en Bristol: Emerson Martínez por Matías Alderette; Sebastián Cortes por Marcelo Etcheberne y Diego Lugo por Leonardo La Paz.

Parque Pérez Delgado

Público: 400 personas

Juez: Miguel Piñeiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *