Hijo del ex alcalde Sánchez pide al Senado posponga el Juicio Político y dice ser “inocente”

Ciudad Municipio
Comparte esta noticia!
Share

Pablo Sánchez, edil departamental en Colonia e  hijo del ex alcalde de Florencio Sánchez, Alfredo Sánchez, que enfrenta un juicio político por parte del Senado, tras ser condenado por varios delitos de corrupción, junto a  integrantes de su familia, ocurridos en ese municipio coloniense, se declaró “absolutamente inocente” de los cargos por los que fue a la cárcel, según se desprende de la defensa que elevó a la Comisión de Constitución de la Cámara Alta Parlamentaria, que analiza su destitución.

Tras un pedido realizado por la bancada del Frente Amplio (FA) en la Junta Departamental de Colonia, la Comisión de Legislación y Constitución del Senado inició la tramitación de sendos juicios políticos a Alfredo, el exalcalde, y al exedil, Pablo, en un proceso que no ha estado exento de vaivenes por parte del bloque oficialista.

Si bien en principio el bloque oficialista dudó sobre qué hacer con respecto al ex Alcalde, al igual que la bancada del FA entendió que ameritaba el inicio del juicio político para su par nacionalista. Tras iniciar el trámite, esa comisión parlamentaria solicitó al ex edil blanco que le diera “vistas”. En ese marco, en las últimas horas la comisión de Legislación y Constitución recibió el testimonio escrito de Pablo Sánchez, que, al igual que su padre, ahora cuenta con el patrocinio legal de Federico Álvarez Petraglia, informó el periódico La Diaria.

En ese escrito, al cual también accedió Centenario, Pablo asegura que fue condenado por la comisión por una serie de delitos en un procedimiento abreviado que, al igual que la instrucción, ha estado plagado “de irregularidades que involucraron la vulneración de mi derecho fundamental a la defensa en juicio”. “Soy absolutamente inocente en todo aquello que se me ha imputado”, afirmó.

Argumentó que asumió la culpabilidad de esos hechos en un acuerdo que fue “producto de una situación en la que no fui asesorado en forma completa de los derechos que me amparaban”, sumado a que es “estresante de ver a mis padres detenidos, con una oferta de que mi madre quedaría libre si yo me hacía cargo de hechos que no cometí, pero que asumí ante la situación planteada con mi progenitora”.

Sánchez advirtió a los senadores que integran esa comisión que “no me conocen ni conocen el infierno al cual fui sometido”, por lo que “me veo en el deber de poner en conocimiento de toda la comisión y del Senado de la República el conjunto de irregularidades que se cometieron a mi respecto”. En ese sentido, comentó acerca de la presentación del incidente de nulidad que presentó Álvarez Petraglia, en los juzgados letrados de Rosario y de Florida, departamento en el que se encuentra recluido.

En caso de que ese recurso no fructifique, Sánchez no descarta “deducir un recurso de revisión penal ante la Suprema Corte de Justicia, y si no obtengo respuesta a nivel nacional, recurriré sin dudarlo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

Sánchez pide al Senado que posponga el Juicio Político

Señalando en el escrito al cual accedió el Periódico, que impugnó la condena por la cual se encuentra preso, Pablo Sánchez pide al Senado de la República “posponga el juicio político”.

La impugnación está radicada en el Juzgado Penal de Cuarto Turno de Florida y será presentada también en el Tribunal de Apelaciones en lo Penal.

Es mi derecho pedir al Senado de la República, que posponga mi juicio político hasta tanto se pronuncien aquellos órganos del Poder Judicial llamados a decidir ante mi planteo y esto lo hago en el entendido que, como ciudadano tengo derecho a que mi supuesta responsabilidad penal, haya quedado completamente establecida por aquel poder del Estado llamado a establecerla. En la hipótesis, los señores Senadores deben reparar que por efecto de la condena dictada, no podré reintegrarme a mis funciones, siendo de esperar que la Justicia se expida en forma definitiva antes que se consuma el resto de pena que tengo aún pendiente, pero queda claro que entre tanto no podré ejercer nuevamente mi cargo de edil departamental, ya que a mi prisión le resta un año por cumplir.

En función de lo anterior, el Senado retrasando por unos meses la decisión sobre el punto (juicio político), no limita sus poderes ni abdica de los mismos, sino que me da la oportunidad de demostrar mi plena inocencia en el caso por el que se me juzgó, impidiendo de esa manera que se cometa una doble injusticia, la ya cometida en el Juzgado Letrado de Rosario y la que se cometería en el Senado de la República”, señala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.