Un “galgo” suelto en el “Pérez-Delgado”

Newsletter
Comparte esta noticia!
Share

Fraternidad perdía dos a cero, ingresó Maximiliano Martínez y cambió el partido, permitiendo al decano igualar el cotejo y seguir en la Copa Nacional

Menos de 24 horas antes de que Fraternidad y Peñarol cerraran la serie D, de la Divisional B de la Copa Nacional de Clubes, partido clave para saber cuál de los dos continuaría en el certamen, la Organización del Fútbol del Interior (OFI), dio a conocer el fallo en el cual hizo lugar al plantel del conjunto decano, quien reclamó los puntos del encuentro jugado ante los palmirenses que terminó en empate a cero, por haber incluido un jugador inhabilitado. La OFI resolvió que ese partido lo ganara Fraternidad por una diferencia de tres a cero.

De esa manera el representativo centrista tenía varias alternativas para pasar, ya que ganando, empatando y hasta perdiendo por un gol de diferencia estaría en la siguiente instancia de la Copa.

Ese detalle a favor de Fraternidad, un club acostumbrado a ir de punto y no de banca, le pasó factura en gran parte del juego del sábado pasado, donde el Peñarol palmirense sabedor de la necesidad de establecer un marcador de dos goles a su favor, salió decidido a buscar ese resultado y superó a un conjunto albiverde que pareció jugar a media máquina y resignando al rival de turno la iniciativa del partido.

Con un fuerte viento a su favor, los aurinegros llegaron con facilidad al área locataria y mostraron su potencial en la vía área. De hecho a los ocho minutos de juego, tras un tiro de esquina el espigado defensa visitante, Ernesto Dudok ganó por alto, su cabezazo fue al corazón del área de Fraternidad, y allí Santiago Ginovart fusiló a Cavia decretando la apertura del tanteador.

De inmediato el técnico de Fraternidad pidió serenidad a sus jugadores. El equipo local, no se desesperó pero le costó entrar en juego.

La posibilidad más clara de gol del local, llegó recién a la media hora de juego, mediante un cabezazo de Antúnez que se fue por encima del travesaño. De inmediato la visita respondió como diciendo que iba tras la diferencia que lo clasificara y un disparo desde el medio de la cancha, tomó adelanto al meta Cavia y la pelota se estrelló en el vertical.

Recién después de esa incidencia, pareció que el local le tomaba el pulso al partido y los 15 finales de la primera parte Fraternidad hizo méritos para igualar. Su centro delantero, Sebastián Antúnez anticipó al guardameta y el toque sobre el cuerpo de éste dio en el palo.

De todas maneras al decano le costó prevalecer en el medio campo, y arriba si bien generó algunos circuitos no era incisivo como para herir al rival. Peñarol en tanto fue un equipo fuerte y directo, teniendo en Cristian Bosarich su mejor figura.

En el complemento al principio fue un calco de la primera parte. El local esperando y la visita atacando y haciendo el desgaste. En ese juego, Peñarol volvió a imponerse con una jugada rápida y frontal que generó Kevin Gadea, quien con pase filtrado dejó solo en carrera a Bosarich, que anotó el segundo cuando iban solo siete minutos del complemento.

Balde de agua fría para un Fraternidad que necesitaba aire fresco para cambiar la pisada. Y así lo entendió su entrenador, que mandó a la cancha a Maximiliano Martínez, sacando a Vidarte que no pudo encajar en el juego mientras estuvo en la cancha.  

 Y la presencia de Martínez fue clave. Hizo el centro que generó el penal, cuando corrían 26 minutos de juego y el margen de reacción se achicaba cada vez más. Desbordó por izquierda, recorte y centro al área pegando la pelota en la mano de un defensa aurinegro. Un minuto más tardeo Mario Homenchenko desde los doce pasos anotó el descuento.

Allí estuvo la reacción decano y desde entonces se apreció al Fraternidad que conocemos todos. Fue a buscar al empate y esa tónica se notó en la cancha. Un disparo de Antúnez volvió a dar en el palo como en el primer tiempo, pero a los 38 minutos, Maximiliano Martínez, apodado “el galgo” por su velocidad, corrió con pelota dominada en diagonal hacia el área, ingresó y sacó un potente disparo cruzado que hizo estéril él esfuero del meta Moreira, convirtiendo el empate.

Le costó más de lo esperado, pero Fraternidad pasó la serie y sigue en carrera en un torneo de rivales duros. Para destacar en el decano, el ingreso de Martínez y el buen trabajo de Figueredo en el fondo y de Larzabal en el mediocampo.

Fraternidad 2

G. Cavia

P. Carrizo

R. Figueredo

B. Rodríguez

M. Pastorino

D. Bertocchi

E. Larzabal

L. Vidarte

M. Homenchenko

B. Lapaz

S. Antúnez

DT. Gastón Souverbille

Peñarol (NP) 2

L. Moreira

E. García

E. Dudok

J. Montañes

E. Pinazo

J. Gómez

B. Real

C. Bosarich

K. Gadea

S. Guinovarat

J. Bevegui

DT: Carlos Veiro

Goles de Fraternidad: 72’ Mario Homenchenko (penal), 82’ Maximiliano Martínez. Cambios en Fraternidad: Maximiliano Martínez por Leandro Vidarte, César Lapaz por Brian Lapaz, Wilson Iturrióz por Sebastián Antúnez y Joaquín Lapaz por Emiliano Larzabal.

Goles de Peñarol: 8’ Santiago Guinovart, 52’ Cristian Bosarich. Cambios en Peñarol: Fernando Pinazo por Ivo Pinazo, Santiago Adrover por José Bevegni y Alan Veliz por Ernesto Dudok.

Parque Pérez Delgado

Yhoney Oberlkay

Público: 250 personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.